Teléfono: 2 2725 5201 Móviles: 9 7788 5473 - 9 9864 6846 contacto@aviariopicaflor.cl

Enfermedades Oculares
Problemas oculares de las aves Los problemas oculares en las aves no suelen constituir con frecuencia un problema grave. Sin embargo, como las aves necesitan confiar fuertemente en su sentido de la vista para realizar sus actividades diarias. Un ave que tenga problemas en la vista se encontrara con una importante desventaja para competir por el alimento, el agua, y por su posición en la escala social del aviario. Toxicidad por Amoníaco Los gases de amoniaco (NH 3) son los causantes más importantes de las irritaciones oculares en la producción animal, este gas causa una irritación grave en las membranas conjuntivas (que delimitan los párpados), en la superficie blanca de los ojos, en los senos y en la tráquea. Las aves afectadas tienen los párpados hinchados y enrojecidos, y evitan la luz porque que les hace daño. Si los niveles de amoníaco persisten altos, la córnea, en su parte más frontal del globo ocular, puede llegar a ulcerarse y pueden quedarse ciegos. El gas de amoníaco es un producto bacteriológico que se produce cuando el ácido úrico del estiércol de las aves se combina con el agua, formándose un ambiente apropiado para el crecimiento bacteriológico. El crecimiento bacteriológico, y la producción resultante de amoniaco( NH 3), dependerá directamente del pH y la temperatura de la yacija o del estiércol.
Cataratas Una alta incidencia de cataratas puede ocurrir en aves que hayan sufrido o sufran una deficiencia de la vitamina E o que hayan sido expuestas continuamente a algunos tipos de iluminación artificial. Infecciones Bacteriológicas Un buen número de infecciones bacteriológicas pueden ocasionar lesiones en los ojos. Las bacterias salmonellas y particularmente Salmonella typhimurium y Salmonella Arizonae, se conocen por ocasionar severas conjuntivitis purulentas y oftalmitis (inflamación con pus del globo ocular y la conjuntiva) y ceguera. Frecuentemente los pollitos son infectados por transmisión directa de las reproductoras a través del saco vitelino o mediante el contacto a través del ombligo.